¿Sabe limpiar sus tuberías?

En empresas cualificadas se obtienen posibilidades para que el propio usuario, sin recurrir a profesionales, se haga cargo del mantenimiento y ciertas reparaciones en sus redes de agua. Cuando los problemas no son demasiado complejos, recibirá asesoramiento, por ejemplo, para limpiar las tuberías con métodos caseros. Es conveniente indicar que las intervenciones realizadas por los no profesionales, no deben implicar acciones directas en tuberías o en cualquier sistema conectado a zonas sensibles. Los usuarios han de trabajar sobre fregaderos, arquetas y otras instalaciones accesibles.

Para limpiar las tuberías con técnicas caseras, lo mejor es hacerse con bicarbonato, vinagre y agua caliente con sal. La mezcla se realizará de la siguiente manera: en primer lugar se verterá medio vaso de bicarbonato por el sumidero. Este producto provocará una efervescencia al mezclarlo posteriormente con medio vaso de vinagre. Aunque las cantidad pueden variar, no se recomienda echar más cantidad de vinagre que de bicarbonato. También conviene decir que el bicarbonato puede ser sustituido por sal de frutas u otros productos, como levadura química.

La asociación del vinagre con esos productos, servirá para degradar la obstrucción y para que el aceite se vea atacado, el aceite que frecuentemente forma película en la cara interna. Estas sustancias oleosas y desperdicios acabarán por arrastrarse después de echar unos 4 litros de agua caliente con sal. Si se diera el caso de que no funciona el sistema, es probable que la obstrucción se localice en zonas a las que los usuarios no pueden acceder. Para ello se cuentan con profesionales que utilizan camión cuba, agua a presión y aparatos de inspección de redes, a través de los cuales se localizarán atascos, roturas, deficientes ángulos en los acodados y todo tipo de incidencias que pueden echar por tierra la estabilidad de las redes de agua. Si se producen inundaciones, también se realiza achique de agua.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE