Consejos para que no huela el fregadero

Una de las preguntas frecuentes de los usuarios es cómo deshacerse de los hedores que surgen de algunas instalaciones de agua. Es el caso de los malos olores que salen del sumidero de fregaderos por los que suelen caer restos de comida y otros desperdicios sólidos. Especialmente si estos se juntan con el aceite, pueden dar lugar a complejas acumulaciones en el interior de las tuberías, obstrucciones que se componen también de restos orgánicos, que son los que producen el mal olor.

Hay usuarios que tienen buen cuidado de no dejar caer nada que no deban por el sumidero, y que sin embargo se encuentran con el problema. Esto suele pasar con instalaciones antiguas, equipadas con tuberías que llevan demasiados años sin intervenir. Entre los consejos para que no huela el fregadero, puede mencionarse el de ir echando posos de café diariamente. Un método para hacerlo es depositar en el sumidero los posos, preferiblemente compactados, para que actúen del filtro cuando cae el agua. Los posos son buenos para deshacerse de la suciedad de las tuberías, pero no siempre valen, sobre todo cuando el problema se debe a acumulaciones demasiado densas.

Pueden utilizarse acciones más complejas pero más eficaces. Los especialistas aconsejan realizar una específica asociación de vinagre, sal, agua y levadura química (producto que puede ser sustituido por otras sustancias, como bicarbonato), relación que no se realizará de cualquier modo, sino siguiendo unas pautas concretas. La levadura química se vierte antes que nada, en la medida de medio vaso, y por supuesto con el sumidero sin agua. Tras haber dejado caer la levadura química, se echa el vinagre. Con medio vaso será más que suficiente. El ácido acético del vinagre común atacará, junto con las sustancias que integran la levadura, la obstrucción de residuos que hace que huela mal el fregadero. Se esperarán 20 minutos y se echarán 3 o 4 litros de agua caliente a la cual se habrá añadido un puñado de sal.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE